Empieza a ser hoy esa persona en la que quieres que se conviertan tus hijos mañana...

¿Pierdes a menudo la paciencia con tus hijos?

¿Les gritas, les castigas e incluso les pegas?

¿Te sientes culpable después de hacerlo?

Los niños son la cosa más maravillosa que nos ha dado la vida. Sacan lo mejor de nosotros mismos, pero a veces… también lo peor.

Nos gustaría que nos hicieran caso, que no tuvieran determinadas conductas o comportamientos, pero tenemos que reconocer, que hay cosas que se escapan de nuestro control.

Lo que sí podemos controlar, es la forma en la que respondemos nosotros cuando ellos empiezan a comportarse de esa manera tan insoportable. Podemos gestionar nuestros enfados para reaccionar de una manera mucho más efectiva y respetuosa. Podemos hacer que hagan lo que queremos sin necesidad de alzar la voz, castigar o pegar.

Solemos decir que queremos lo mejor para ellos ¿Verdad? Pero los gritos, los castigos y los azotes que les damos cuando nos enfadamos y perdemos los papeles… no lo son. Se ha demostrado científicamente que no son eficaces y, además, pueden provocar efectos negativos en el desarrollo del niño (baja autoestima, inseguridades, etc.).

Puedes enfadarte, de hecho… te vas a seguir enfadando. Es una emoción básica muy necesaria por toda la información que nos aporta. Pero lo importante no son los enfados, lo importante es saber qué hacer con ellos.

¿Piensas que descargar toda esa energía hacia tus hijos es la mejor opción? Seguro que, si lo piensas un rato, responderías que no.

SupraSonrisa está trabajando en un programa muy especial para ti, con el que aprenderás a:

  • Gestionar mejor los enfados con tus hijos.
  • Herramientas para que sean más colaborativos.
  • Entenderás el porqué de muchas de sus conductas y malos comportamientos.
  • Cómo redirigirles hacia las conductas y comportamientos que quieres.
  • Mejorarás la relación que tienes con tus hijos.
  • Mejorarás la relación que tienes contigo mismo.
  • ¡Y muchas cosas más!

Próximamente, en SupraSonrisa. 😊

Es más fácil que un adulto se ponga en el lugar de un niño, que un niño en el de un adulto. Al fin y al cabo, nosotros ya hemos recorrido ese camino ¿Lo recuerdas?

Enseña a tus hijos cuál es el camino del respeto con tu ejemplo.

No te preocupes si tus hijos no te escuchan, ellos están observando continuamente lo que haces.

Madre Teresa de Calcuta

Acompáñale a dar esos pequeños pasos para convertirse en una persona íntegra.

Ayúdale a potenciar su desarrollo emocional e intelectual, a través de tu ejemplo.


Web creada por Vicente León